Admiro el valor de aquellas empresas que emplean en una parte de su proceso, las manos de personas adultas;
pero admiro mas el valor de aquellos que al interactuar con estas manos, les brindan un poco de su paciencia.